Brother and sister with jigsaw puzzle

 

Da un placer tan pero tan particular, que no puedo entender cómo el idioma español no tiene una palabra para referirse a ello.Hablo del preciso instante en que después de mirar el desorden de fichas por un laaaaaaaargo rato, encontramos el lugar exacto donde encaja la pieza que tenemos en la mano.

 

No todo el mundo es fan de los puzles o rompecabezas, pero en medio de la cuarentena esta antigua forma de entretenimiento ha vuelto a ponerse de moda.

 

Marcelo Danesi, profesor de semiótica y antropología de la Universidad de Toronto, la necesidad de resolver problemas es una tendencia innata y el efecto de la pandemia es que sencillamente lo hizo hizo resurgir.

 

“Los puzles —tanto los acertijos verbales como los rompecabezas físicos— se remontan a los orígenes de la civilización. Si le preguntas a un niño que nunca resolvió un acertijo algo así como ‘¿Por qué la gallina cruzó la calle?’, no va a dejar de molestarte hasta que le des una respuesta”.

 

Por otra parte, “los rompecabezas nos permiten observar una situación que parece completamente aleatoria y caótica, pero sabemos que cuando la resolvamos nos dejará apreciar ese algo que llamamos orden” dice el académico.

Brother and sister with jigsaw puzzle

Comentarios

Comentarios