El cardenal Philippe Barbarin será absuelto de los seis meses de prisión a los que fue condenado por no denunciar los abusos a menores que fueron de su conocimiento en 2014 mientras realizaba sus labores en la ciudad francesa de Lyon.

Barbarin tuvo conocimiento de los abusos perpetrados contra un grupo de niños de una agrupación scout entre 1980 y 1990 por un sacerdote de la diócesis que él dirigía, Bernard Preynat, quien se enfrentará a juicio el 16 de marzo de este año por estos delitos.

El tribunal francés resolvió que el cardenal Barbarin no reportó estos hechos con la intención de “proteger a la institución” eclesiástica y no por generar daño a las víctimas, informó la edición electrónica de Le Monde.

En su testimonio ante la corte aseguró que a pesar de tener conocimiento de los hechos el Vaticano dictaba que fueran omitidos, por una serie de acuerdos previos que pretendían proteger la imagen de la iglesia católica.

El cardenal presentó su renuncia ante el Papa Francisco al darse a conocer los casos perpetrados por Preynat, ya que él negó abusos por el sacerdote al cual supervisaba en el pasado, pero el Papa no aceptó que dejara su cargo, aunque la iglesia sí le quitó los privilegios sacerdotales a quien cometió los abusos.

El procurador Joël Sollier solicitó que se considerada el caso de Barbarin como aparte de las “faltas morales y penales” del sistema propio de la iglesia que en el momento de las faltas tenía una tendencia a ocultar las problemáticas.

Comentarios

Comentarios