Galletas, pastelillos, confites y postres, son 60 por ciento de los productos que se venden en las escuelas secundarias de la Ciudad de México, y menos de cinco por ciento son verduras y frutas frescas, informaron investigadoras del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

A través de un diagnóstico aplicado en 10 secundarias adheridas al Programa Nacional de Bebederos Escolares (PNBE), hallaron también que ocho por ciento de los productos ofertados son bebidas azucaradas y menos de dos por ciento, agua simple embotellada.

Tras entrevistar al alumnado, el equipo multidisciplinario documentó que 8.4 por ciento de las y los estudiantes toma agua de los bebederos a diario, mientras que 37 por ciento reportó nunca haberlos usado.

En contraste, 54 por ciento de los consultados durante el ciclo escolar 2018-2019 dijo que consume bebidas azucaradas una a varias veces por semana, y que 70 por ciento de éstas las compran en sus escuelas.

Sobre el porqué no toman de los bebederos, los escolares señalaron que es por desconfianza hacia la calidad e higiene del líquido o porque sale caliente; otros señalaron que por falta de abastecimiento de agua, averías y/o funcionalidad lo que dificulta su uso.

Los investigadores Alejandra Jiménez, Alicia Muñoz, Sonia Rodríguez, Teresa Shamah, Cynthya Maya, Rebeca Uribe, Araceli Salazar e Ignacio Méndez indicaron que el estudio surgió por la falta de datos sobre el consumo de alimentos y bebidas en las escuelas secundarias adscritas al PNBE, aunado a las altas cifras de sobrepeso y obesidad en adolescentes.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino, cuatro de cada 10 adolescentes de entre 12 y 19 años presentan sobrepeso u obesidad, padecimientos relacionados con el alto consumo de bebidas azucaradas.

Con base en las propuestas que las y los estudiantes plantearon al equipo del INSP, éste recomendó establecer un sistema de monitoreo y acompañamiento en las escuelas de nivel básico para garantizar el cumplimiento de los lineamientos generales para el expendio o distribución de alimentos y bebidas en los planteles.

También sugirió que las secretarías de Salud y Educación generen mensajes que informen a la comunidad escolar sobre el funcionamiento y mejor uso de los bebederos.

Comentarios

Comentarios