Durante las festividades del Día de Muertos los niños suelen estar expuestos a consumir más azúcares de los que deben ingerir, por lo que las almendras, por sus grandes contenidos de fibra, proteína y vitamina E, son una opción para controlar el azúcar en sus cuerpos, afirmó la nutrióloga y vocera de Almond Board of California.

En entrevista con Notimex, la especialista expuso que entre los beneficios que trae ese fruto, figuran el contenido alto en fibra, el cual disminuye el efecto de índice glucémico, “lo que significa que el azúcar no se eleva en el cuerpo de manera repentina, sino que se va controlando”.

Además, debido que a la ingesta de altos contenidos de azúcar los niños pueden subir de peso, las almendras previenen o ayudan en el tratamiento de obesidad, ya que ingerirlas “permite que coman menos de una forma natural y sin riegos por la sensación de estar satisfecho que causan”.

También, indicó, contienen proteína vegetal en una porción muy elevada con respecto a cualquier otra fuente, pues tan solo 30 gramos de almendras tiene seis gramos de proteína.

Así como vitamina E, que es benéfica en el crecimiento de los menores por la ayuda que ofrece en la duplicación celular y en el cuidado de los glóbulos rojos en la sangre.

No obstante, la especialista refirió que la responsabilidad de alimentación de los niños recae en los adultos, por lo que hizo un llamado a proporcionarles alimentos más saludables a la hora de que piden calaverita.

Una opción, refirió, es combinar las almendras con chocolate, palomitas o elaborar paletas con ellas para que los pequeños las ingieran con mayor facilidad, e incluso, dejar que los menores participen en la preparación de los productos para generar un hábito sano de alimentación.

Comentarios

Comentarios