Los temas de desarrollo y migración serán clave en la reunión que sostendrán mañana sábado los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, donde se presentará el Programa de Desarrollo Integral con el que se busca mitigar el fenómeno migratorio.

Así lo informó el embajador de Honduras en México, Alden Rivera Montes, quien detalló que el programa a presentar se trabajó desde que López Obrador fue nombrado presidente electo, mientras que ahora se instrumentará con la aportación de 30 millones de dólares de México para desarrollar en Honduras las inactivas Sembrando vida y Jóvenes Construyendo el Futuro.

“Esperamos que esta acción sea un símbolo, sea una voz, que llegue a los organismos internacionales hasta la banca de desarrollo internacional… para poder recibir de parte de toda esa comunidad internacional una cooperación que haga posible darle vida concreta a este programa que aspira atacar las causas estructurales del fenómeno migratorio en el sur-sureste de México y en el Triángulo Norte de Centroamérica”, destacó.

En entrevista con Radio Fórmula, Rivera Montes subrayó que se espera que el Programa de Desarrollo Integral tenga un efecto positivo en la mitigación del fenómeno migratorio; “compartimos la visión con el presidente López Obrador es la única manera realizar un ejercicio sostenible de desarrollo en nuestros países que tenga implicaciones en la reducción de la movilidad humana”.

Señaló que existe un dialogo permanente con el gobierno de México y que hay temas que son objetivo de dialogo, pues si bien hay coincidencias no siempre es así, tal es el caso de la intervención de la Guardia Nacional en el aseguramiento de migrantes.

“Eso es algo que hemos estado señalado como una preocupación permanente del gobierno hondureño y eso ha sido acompañado por los gobiernos de Guatemala y El Salvador, pero estamos en esa ruta del dialogo para poder llegar acuerdos”, mencionó.

Y es que para el gobierno de Honduras los únicos agentes autorizados para hacer aseguramientos son los oficiales del Instituto Nacional de Migración (INM), aunque considera que sí puede haber acompañamiento con elementos de la Guardia Nacional (GN), pero hay reportes de que este cuerpo de seguridad ha realizado conducciones hacía estaciones migratorias.

“Esas son cosas que no compartimos y obviamente hemos puesto en conocimiento de las autoridades de la Secretaría de Relaciones Exteriores, del Instituto Nacional de Migración, de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación y en reuniones que tenemos cada semana, para que realmente tengamos un ejercicio donde el respeto de los derechos humanos sea el fundamento básico para las acciones de contención en México”.

El funcionario diplomático precisó que Honduras reconoce como válida la participación de la Guardia Nacional siempre y cuando sea en labores de acompañamiento.

Respecto al secuestro de la familia Vela Contreras ocurrido en Veracruz, señaló que han estado en comunicación con sus familiares, quienes les han proporcionado información de las llamadas de extorsión que han recibido, misma que han compartido con las Unidades Antisecuestro de México y la Fiscalía General de la Republica.

Mencionó que se evalúa si realmente es un secuestro o una extorsión, ya que hasta el momento “no tenemos suficiente evidencia para poder afirmar de manera contundente”.

Precisó que existen antecedentes de que no siempre las denuncias que se presentan en Honduras por casos de secuestro resultan ser verdaderos, por lo que se aplican dos protocolos.

Uno de búsqueda de personas, que incluye recorridos por albergues, estaciones migratorias, centro de detención y hospitales, y otro de privación de la libertad, el cual se desarrolló en conjunto con el gobierno de México para casos de secuestro.

El embajador Rivera Montes dijo que este no es el único caso de migrantes privados de la libertad, ya que hay reportes de secuestros masivos.

“Este caso tiene una particularidad de que se trata de una familia, pero en este momento tenemos muchos casos, hay centenares de personas secuestradas por grupos del crimen organizado”, mientras que el año pasado no hubo centenares sino miles.

Poco más de la mitad de las personas, aclaró el diplomático, logran ser rescatadas por autoridades mexicanas y la otra parte es liberada tras pagar los recates, “pero son situaciones que enfrentamos todos los días” ya que este es un negocio milmillonario de los grupos del crimen organizado que reclutan migrantes o que se dedican a trata de personas.

Comentarios

Comentarios