La canciller federal Angela Merkel, quien concluirá su cuarto periodo de gobierno en 2021 y ha sufrido inesperados temblores en los últimos días, mantiene su agenda de trabajo y justo cuando cumple 65 años es objeto de escrutinio público no por su desempeño, sino por su estado de salud.

Los alemanes han visto con alarma el deterioro de la salud de la canciller federal, quien en las últimas semanas ha sufrido espasmos cuando daba la bienvenida a varios de sus colegas europeos.

El miércoles pasado Merkel sufrió un tercer episodio de temblores en menos de un mes durante la ceremonia de recepción del primer ministro finlandés Antti Rinne, lo que causó que se originarán más especulaciones sobre su estado de salud.

Este fue el tercer episodio de espasmos que la canciller federal sufrió en las últimas tres semanas, luego del que registró el pasado 18 de junio cuando recibió al nuevo presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski y el 27 de junio durante el nombramiento de la nueva ministra de Justicia, Christine Lambrecht.

Su disciplina, carácter y fortaleza para enfrentar situaciones difíciles al frente del gobierno alemán, que asumió en el 2005, le han llevado a ser nombrada por la revista Times como persona del año y líder de facto de la Unión Europea, mientras la Organización de Naciones Unidas la reconoció por su postura humanitaria.

Un día como hoy pero de hace 65 años nació en Hamburgo, Angela Dorothea Kassner, hija de la maestra de inglés y latin, Herlind Kasner, y del pastor luterano Horst Kasner, y tiene dos hermanos menores Marcus e Irene.

Comentarios

Comentarios