El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, negó que haya desviado recursos públicos para su campaña como aspirante a la Presidencia de la República pues “no me dieron”, y aseguró que avanza su propuesta de crear una ciudad santuario para migrantes en ese estado.

“Que incongruencia: me acusan de desviar recursos públicos y no me dieron recursos públicos (para la campaña presidencial)”, expresó en entrevista en Palacio Nacional al término de una reunión con Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia de la República.

Además “yo en la campaña fui atacado mucho por el Instituto Nacional Electoral. Fui el único candidato independiente que soportó toda esa persecución y sigo ahí. No hay una resolución que diga que yo desvié recursos. Yo ni era gobernador (de Nuevo León). Yo pedí licencia a partir del 1 de enero hasta el día de la elección”, indicó.

El mandatario regiomontano comentó que “ahorita estoy en la defensa de demostrar que es así. Entonces no hay ninguna autoridad fiscal que a mí me haya dicho: usted cometió delitos. Son los dichos del senador Samuel (García) que quiere ser gobernador y que está obsesionado en ese sentido”.

A pregunta expresa, comentó que detrás de la petición de Change.org –en la que se lee “El Bronco desvió recursos del estado de NL para su campaña presidencial”- está la mano del legislador de Movimiento Ciudadano. Además, no existe ninguna condición legal de destitución.

“No, pero esa es impulsada por Samuel. Samuel es un chamaco que quiere ser gobernador y yo lo entiendo, está buscando votos, está bien. Voy a demostrar que estaremos bien siempre y que siempre el gobierno es un gobierno transparente”, añadió.

De acuerdo con Rodríguez Calderón, como candidato presidencial demostró que la aplicación del Instituto Nacional Electoral para recabar las firmas de los candidatos independientes fue un fraude.

Y según el legislador García Sepúlveda es impostergable la orden que giró la Sala Regional Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) al Congreso de Nuevo León de aplicar un castigo al gobernador, quien tambén es conocido como “El Bronco”.

La Sala Regional Especializada del TEPJF envió al Congreso local un incidente de incumplimiento de sentencia –promovido por Samuel García–, en el que le recuerda que está obligado a sancionar al mandatario local por las “firmas”.

Cabe destacar que los legisladores locales de Nuevo León tienen hasta el 20 de diciembre de este año para sancionar, destituir o inhabilitar al mandatario.

En otro contexto, el gobernador de Nuevo León aseguró que avanza la propuesta que planteó al Gobierno Federal para la creación de una ciudad santuario en esa entidad, que podría otorgar miles de empleos a los migrantes centroamericanos.

Precisó que con ello se busca evitar que la entidad enfrente los mismos problemas de ciudades como Tijuana, Piedras Negras, Ciudad Obregón o Ciudad Juárez, y así aquellos migrantes que así lo decidan se queden a vivir y se les otorguen opciones de trabajo y servicios públicos.

“Hay condiciones para que nuestra frontera sea la mejor frontera de México, esa es nuestra visión. Necesitamos que la gente vaya a vivir ahí”, detalló al precisar que “ya estamos trabajando en conjunto (con autoridades federales) y dentro de los próximos días tendremos el proyecto completo”.

Comentarios

Comentarios