El presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, el legislador de Morena Porfirio Muñoz Ledo, reconoció que se hace mal en impedir o parar el paso de los migrantes por el país, pues reconoció que todas aquellas acciones que lleve a cabo el Gobierno mexicano en contra de los migrantes, es un favor subordinado a Estados Unidos.

Entrevistado en San Lázaro al término de su participación en el foro, La Agenda Global de Desarrollo y el Cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en México, Muñoz Ledo señaló que el país no se pude volver socio de la migra o ser la migra mexicana.

“Tenemos dos convenciones internacionales sobre trabajadores migrantes que debemos cumplir; no podemos estar en contra de que sea regulada y ordenada (la migración), entonces, dejemos pasar a la gente, nosotros no podemos ser los socios de la migra, o una versión de la migra mexicana”.

“México debe recibir a todos los migrantes (…) Todo lo que haga el gobierno federal en contra del libre tránsito de los migrante, es un favor subordinado a los Estados Unidos”, enfatizó.

Muñoz Ledo refirió que, aunque México no se puede aceptar el estatus de Tercer País Seguro, en la práctica es lo que se está haciendo, al convertirse, dijo, en una jaula para los migrantes centroamericanos, “la gente pasa a tu territorio y se queda porque no tienen derecho a salir por el otro lado, es lo que yo llamo política jaula”, sostuvo.

Respecto a la intervención de la Guardia Nacional para recuperar la frontera sur, como lo señaló la subsecretaria de para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Martha Delgado, el legislador apuntó que el principio de soberanía del país “no te autoriza a cerrar tus fronteras”, sin embargo, sostuvo que hay una política de persecución de migrantes y de impedir que pasen la frontera del sur.

“La Guardia Nacional la quieren meter en cuestiones de migración, y tiene facultad, pero yo lo que creo, es que no debe de intervenir; no debemos parar a los migrantes y hacerle un favor anticonstitucional a los Estados Unidos”, reiteró.

Respecto al plazo de 45 días acordados con Estados Unidos para reducir el flujo migratorio en la frontera sur, añadió que, esos son problemas internos y calendarios parlamentarios de los Estados Unidos, “ya no solo te dicen qué debes hacer, ni cómo hacerlo, sino te ponen un cronómetro para que lo hagas, esos ni los cortadores de naranjas que mandamos allá, ¡aguas!”, puntualizó.

Con información de Quadratín

Comentarios

Comentarios