En el interior de Morena se viven momentos de división y facciones políticas.

Por un lado en la Cámara de Senadores los intereses personales han dividido a toda la bancada, por un lado el grupo de Martí Batres respaldado por la presidenta nacional del partido, Yeidckol Polevnsky.

Por el otro la facción de Ricardo Monreal que fue pieza clave para quitar de la Mesa Directiva a su compañero Batres Guadarrama.

Esto ha generado que el mismo Andrés Manuel López Obrador, salga a poner orden desde el espacio público en su habitual conferencia matutina, dónde lamentó que Morena pueda convertirse en el PRI o incluso en el PRD, partidos facciosos, lleno de intereses personales.

El orden del partido debe venir desde el interior, un manotazo de su presidenta o de sus líderes morales.

Comentarios

Comentarios