La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación para la Secretaría de Marina (Semar) y el Municipio de Manzanillo, Colima, por la detención arbitraria en agravio de un servidor público, atribuible a tres policías municipales, así como por la retención ilegal y actos de tortura en su contra por elementos de esa dependencia.

Ello, luego de que el organismo acreditó violaciones a los derechos humanos a la libertad, seguridad jurídica y personal, y a la integridad por actos de tortura en agravio de la víctima, por las personas servidoras públicas mencionadas.

De acuerdo con un comunicado, en su queja, la víctima señaló que se desempeñaba como perito de tránsito de la Dirección de Tránsito y Vialidad de Manzanillo, y ese día se encontraba en un local comercial, cuando llegó un comandante de tránsito, quien le manifestó que el director de Seguridad Pública, Tránsito y Vialidad, y Protección Civil requería su presencia para aclarar unas diferencias.

Tras subirse a una patrulla, reconoció a dos compañeros de trabajo, quienes lo trasladarían al complejo de seguridad. Sin embargo, lo llevaron a la Sexta Región Naval de Manzanillo, donde fue encapuchado, maniatado y torturado por elementos navales al ser cuestionado sobre si él y su comandante trabajaban para el Cártel de Jalisco Nueva Generación, a lo que respondió que no.

El agraviado destacó que se percató estaba con otras personas vestidas de civil, con quienes fue trasladado en un vehículo a un lugar arbolado, donde permanecieron hasta que anocheció, cuando llegó un camión tipo militar en el que fueron llevados al aeropuerto de Manzanillo.

Posteriormente, la víctima fue puesta a disposición de la entonces Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) en la Ciudad de México, por su probable participación en actividades ilícitas, siendo arraigado por un mes y posteriormente puesto en libertad.

En este caso, la CNDH acreditó que la víctima permaneció bajo custodia de personal naval alrededor de 35 horas, tiempo en que fue torturado para provocarle sufrimiento físico y psicológico para que reconociera su pertenencia al Cártel de Jalisco.

Además, validó que en los informes rendidos a Seguridad Pública y Vialidad por dos policías municipales, éstos declararon que sí participaron en la detención de la víctima y su traslado a la Sexta Región Naval para entregarlo a un elemento naval que lo ingresó a esas instalaciones.

Por todo lo anterior, la CNDH recomendó a la Semar reparar el daño a la víctima de manera coordinada con el Municipio de Manzanillo, Colima, incluyendo compensación y atención psicológica, y se le inscriba en el Registro Nacional de Víctimas.

Así como colaborar en la presentación y seguimiento de la denuncia que se formule ante la Fiscalía General de la República (FGR) para que se investigue y resuelva la responsabilidad de los elementos navales, a cuyos expedientes laboral y personal deberá incorporar una copia de esta recomendación.

También se pide capacitar a todos los elementos navales destacamentados en Colima sobre la prevención y erradicación de la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes.

En tanto a la Presidencia Municipal de Manzanillo se solicitó además colaborar en la presentación y seguimiento de la denuncia de hechos que se formule ante la Fiscalía de Colima, para que se investigue y resuelva la responsabilidad de los tres agentes municipales. 

Comentarios

Comentarios