Un grupo de operadores de pipas de Pemex que reparten combustible, fueron removidos de sus puestos y liquidados por cometer actos de indisciplina, como no llegar a tiempo o no asistir, entre otras faltas, dio a conocer el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“La información que tengo es que no se portaron bien”, dijo durante su conferencia matutina, donde indicó que por ello se les liquidó de acuerdo a la ley, pues no se permitirá que haya irresponsabilidad, pero recordó si los extrabajadores están inconformes con la decisión, pueden acudir a las instancias correspondientes.

López Obrador apuntó que los operadores despedidos cometieron “actos de indisciplina, no llegaban a tiempo, no cumplían, faltaban y otras cosas; no todos, estoy hablando de un (pequeño grupo), por eso, de acuerdo con la ley se les liquidó, porque no podemos permitir que haya irresponsabilidad”.

Dijo que el programa de distribución de combustibles, administrado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), está funcionando muy bien y ya no habrá desabasto de gasolinas en el país, gracias a la distribución que se realiza a través de 600 pipas, para lo cual se contrató a más de mil operadores.

En Palacio Nacional, López Obrador negó que se vaya a sustituir a los operadores por militares, pues sólo se trató de un número reducido de conductores no cumplió con su responsabilidad y por ello se tomó la decisión.

Hace unos días, operadores que acudieron a Palacio Nacional a exponer su problemática, aseguraron que a los cinco días de haber sido contratados se les despidió, y que después se les re contrató de palabra.

Señalaron que están en indefinición, pues al no ser trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex) ni de la Sedena, no cuentan con prestaciones ni seguro por traslado de material peligroso.

Comentarios

Comentarios