La exsecretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, envió una carta al fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, en la que afirma que si esa dependencia demuestra que la dirección de su supuesta licencia de conducir existe y que ella ha vivido ahí, se declarará culpable.

El lunes, la Sección Instructora de la Cámara de Diputados notificó formalmente a Robles Berlanga sobre el inicio de un procedimiento de juicio político en su contra, con lo cual tiene un plazo de siete días para comparecer, ya sea de forma personal o mediante escrito.

Este martes, en su cuenta @Rosario_Robles_ de Twitter, exigió a Gertz Manero “que se procure justicia y no venganza por consigna”, pues se ha emprendido una “guerra jurídica” contra ella, al tratársele “como una enemiga a la que hay que aniquilar”.

“Usted me conoce bien y sabe perfectamente que no acostumbro a rehuirle a los problemas (…) usted sabe que siempre tomo el toro por los cuernos y no me escondo”, escribió Rosario Robles desde el penal de Santa Martha Acatitla al titular de la Fiscalía General de la República (FGR).

Aseguró que por eso se presentó al citatorio judicial, “porque soy inocente y lejos de la imagen que han querido mostrar, a mí no me han encontrado ranchos ni propiedades lujosas ni nada que acredite que yo me enriquecí al amparo del servicio público. Ese es mi mayor orgullo: lo poco que tengo es producto de mi trabajo”, apuntó.

Sostuvo que por esa razón “es ridículo que te pida y decida privarme de la libertad con el argumento de que hay riesgo de que evada la acción de la justicia sin presentar ninguna prueba que lo demuestre, violando con ello el debido proceso y la presunción de inocencia, garantías fundamentales”.

La exfuncionaria federal, cuya cuenta de Twitter es manejada por su hija Mariana Moguel, explicó que la misiva a Gertz Manero obedece a que “conociéndolo bien, estoy segura de que usted no ha sido informado de la mentira y los delitos que han cometido los servidores públicos a su cargo para argumentar la privación de mi libertad”.

Pero hasta para fabricar pruebas son malos, pues la dirección que se asienta no existe en la Ciudad de México, abundó Robles Berlanga, quien retó al funcionario a que “si la Fiscalía a su cargo demuestra que la dirección de la supuesta fake/licencia existe, y ahí he vivido, yo me declaro culpable”.

“Pero sino, le pido que actúe con todo el peso de la ley contra quien ha actuado con dolo y también algo muy sencillo: que se procure justicia no venganza por consigna”, puntualizó.

Rosario Robles está recluida en el Centro Femenil de Reinsersión Social de Santa Martha Acatitla desde agosto pasado, en el marco de investigaciones sobre la llamada “estafa maestra” cuando encabezó la Sedesol y la Sedatu en el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Comentarios

Comentarios