El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presumió este lunes de ser “lo mejor que le ha pasado jamás a Puerto Rico” a pesar de sus críticas constantes a la isla, y llamó “terrible” al gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, que afronta fuertes presiones para dimitir.

“Soy lo mejor que le ha pasado jamás a Puerto Rico, porque hice un gran trabajo en Puerto Rico“, dijo Trump al comienzo de una reunión con el primer ministro de Pakistán, Imran Khan, en la Casa Blanca.

“Al pueblo de Puerto Rico le gusto, y así debería ser, porque nadie les da lo que les doy yo”, agregó.

Trump afirmó que tiene “muchos amigos puertorriqueños” y, para defender su supuesta popularidad en la isla, aseguró que celebró “dos veces” allí el concurso de Miss Universo y tuvo un “éxito tremendo”, porque “literalmente el 100 por cien de la isla lo vio”.

El mandatario se pronunció así a pesar de que el 52 por ciento de la población de la isla cree que Trump hizo un “mal” trabajo en su respuesta al paso del huracán María en 2017, según una encuesta hecha a finales del año pasado por el diario Washington Post y la Kaiser Family Foundation.

Preguntado por las manifestaciones masivas que piden la renuncia de Rosselló, Trump respondió: “Él es un gobernador terrible“.

“Y la alcaldesa de San Juan (Carmen Yulín Cruz) es todavía peor. Mi gente se quejó muchísimo de ella cuando les ayudamos con su problema del huracán. La alcaldesa de San Juan, Puerto Rico, es horrible. Es incompetente”, insistió Trump, a pesar de que las peticiones de renuncia no afectan a Cruz.

“Los líderes en lo más alto de Puerto Rico son completamente y gravemente incompetentes” y “muy corruptos”, afirmó Trump, quien les acusó de nuevo de “despilfarrar, malgastar y robar” los fondos federales para la reconstrucción de la isla tras el paso de María.

En los últimos dos años, Trump ha criticado duramente a Puerto Rico, un territorio que, como Estado Libre Asociado de EE.UU., no tiene derecho a sufragio en la elección del presidente.

Después de visitar Puerto Rico en 2017, Trump aseguró que el huracán María no era “una catástrofe real” como sí lo fue Katrina en 2005, y el año pasado negó que ese ciclón provocara casi 3 mil muertes, como indica un informe académico respaldado por las autoridades puertorriqueñas.

Rosselló trató de contener este domingo la presión popular al anunciar que no se presentará a la reelección y que renuncia a la presidencia de su partido, pero eso no evitó que hoy se programara una macromanifestación y un paro nacional para pedir su dimisión.

Con información de EFE

Comentarios

Comentarios