James, de 11 años de edad, es contundente cuando da su opinión sobre la situación en la que están cientos de migrantes a las afueras de la Estación Migratoria Siglo XXI. Para él, Estados Unidos es responsable de lo que viven las familias.

“Donald Trump no quiere mi libertad”, afirma con un castellano atropellado James, quien a su corta edad parece tener una noción clara de lo que sucede en mundo.

Con una playera del equipo de fútbol de Costa Rica, el migrante originario de Angola, dice llevar ocho meses en la explanada del recinto migratoria y asevera que la gente en este lugar “ya no tiene plata ni comida”.

La razón para afirmar esto, es la cara de desesperación que tienen los adultos a su alrededor, que a pesar de la precariedad en la que viven, se niegan a desistir.

Por su parte, Carlos Adriano de 22 años de edad, solicitó a las autoridades mexicanas que aceleren la entrega de permisos para transitar por el país, pues su objetivo es llegar a Canadá.

“Quiero llegar a Canadá porque allá tengo familiares, aquí ya llevo dos meses y es desesperante la situación que vivimos. Está mejor dentro de la estación, por lo menos ahí había un techo, comida, baños y dormitorio”, sostuvo.

Desde el mes de octubre de 2018 un fuerte flujo de migrantes de origen centroamericano llegó a México con el objetivo de cruzar su territorio para pedir asilo en Estados Unidos.

Fue en junio cuando los gobiernos de EU y México llegaron a un acuerdo migratorio después de que el presidente Donald Trump amenazara con imponer aranceles a productos mexicanos.

El gobierno mexicano respondió de inmediato enviando a sus fronteras efectivos de un nuevo cuerpo de seguridad llamado Guardia Naciona”. Según cifras oficiales, el flujo migratorio hacia EU se redujo en un 58.7%.

Comentarios

Comentarios